Te cuento una opera…

El concepto de ‘Te cuento una ópera’ se basa en acercar los grandes títulos de repertorio lírico tanto a pequeños como a mayores, planteando propuestas escénicas con diversos planos, siempre con mucho sentido del humor.

Evaristo, una marioneta pelirroja de unos 50 centímetros de altura, es el corazón que impulsa ‘Te cuento una ópera’, con voz e inocencia de niño dice muchas de las cosas que no nos atrevemos a preguntar y encierra en su discurso un acentuado sentido crítico. Educar, entretener, formar y divertir son  las máximas de ‘Te cuento…’.

Los equipos artísticos de cada producción tratan siempre de ser multidisciplinares, aglutinando actores, cantantes, músicos, bailarines, videocreadores…

  • Boris Goudunov

    Evaristo quiere que su abuelo le cuente un cuento antes de ir a dormir. Y al abuelo no se le ocurre otra cosa que hablarle de la historia de Rusia, de Boris Goudunov. El pequeño soñará con la música de Prokofiev y aprenderá qué es eso de una ópera.

  • Otel(l)o

    En el escenario dos Otelos pelean por ver quien es el verdadero Otelo. Uno que se defiende con las palabras que para él escribió Shakespeare, el otro con la música de Verdi. En medio de ellos el propio Verdi tratando de comer un buen plato de pasta con tomate.

  • La Italiana en Argel

     Una compañía de teatro tienen que escenificar la Italiana en Argel, de Rossini. Pero ninguno de ellos sabe cantar. Evaristo conoce a Evarista y quiere que ella sea su italiana. Un enredo sobre la obra de Rossini.

  • La Flauta Mágica

     Evaristo se acerca a la obra de Mozart de la mano de su abuelo y de un príncipe “cagueta”, Tamino en busca de su amada Pamina. La imaginación del pequeño Evaristo hace que él mismo se convierta en el personaje de esta aventura.

  • Evaristo y La Traviata

     Evaristo sabe cada vez más de ópera, aunque no le gusta que todas acaben mal. Verdi reaparece en su vida para ayudarle a escribir un trabajo de ópera para el colegio. ¡¡Es que estos profesores ya o saben que inventar!!

  • Turandot

    Evaristo se convierte en esta producción en el peculiar presentador de un programa concurso: ¿Quién quiere ser Rey? El premio para el ganador es el lograr convertirse en Rey, pero si se fallan el  castigo es terrible. ¡¡Te cortan la cabeza!! Y ese fue el destino de un príncipe persa de nombre impronunciable que será el compañero de Evaristo en su repaso a la ópera de Puccini “Turandot”.